VESTIDORES: ¿ABIERTOS O CERRADOS?

Los vestidores abiertos se llevan mucho. Hay tanto detractores como fans de crear estos espacios en casa.

En un vestidor abierto tienes todo tu vestuario a la vista, de un vistazo te haces una idea de lo que tienes y de lo que necesitas, pero exige ser particularmente ordenado para que no sea un caos. Como ves, elegir un vestidor abierto para tu hogar tiene ventajas e inconvenientes, y nosotros te los vamos a señalar para facilitar tu decisión.

VENTAJAS

  • El calzado, la ropa, los complementos… todo a mano y de un vistazo.
  • Fácil acceso a todo, no hay puertas que se interpongan entre tú y tus cosas.
  • Los vestidores abiertos suelen ser más económicos que los cerrados.
  • Mayor aprovechamiento del espacio (usar esquinas y recodos)
  • Despídete de humedades y malos olores, el espacio estará constantemente ventilado.
  • Son fáciles de limpiar.

INCONVENIENTES

  • El polvo se acumula sobre prendas y baldas con mayor facilidad.
  • Si no eres una persona ordenada, el caos producirá “ruido” en el ambiente.
  • Si no ordenas la ropa también en función de su gama de colores, puede parecer desordenado.
  • Pierdes intimidad, las visitas que accedan al vestidor verán todo lo que tienes.

¿DE QUÉ COLOR?

A la hora de elegir el color del vestidor, conviene que este sea igual al color de las paredes. De este modo quedará integrado en la estancia y parecerá mucho más amplio, sobre todo si el color elegido es el blanco.

Otra opción para decorarlo es usar maderas claras e incluso papel pintado de tonos suaves.

Si en vez de integrarlos, prefieres convertirlos en foco de atención, puedes poner muebles oscuros o combinar diferentes colores (gris con negro, etc.)

 

También puedes darle toques de color a las baldas y cajones armonizándolos con otros de la estancia en que se encuentra el vestidor, de modo que quede totalmente integrado en la decoración global.

 

APROVECHAR EL ESPACIO 

En un vestidor abierto puedes sacar el máximo partido al espacio aprovechando el espacio vertical colocando baldas y cajones a lo largo de la pared. También puedes usar hasta 3 niveles de barras para colgar la ropa que no quieras guardar doblada.

En la parte superior puedes almacenar la ropa de otra temporada y las cosas de menor uso y rotación. Puedes usar cajas para guardar las cosas que prefieras mantener ocultas.

Una idea muy útil es la de colocar un banco o una pequeña escalera a mano que te pueda servir tanto para alcanzar las prendas y objetos almacenados en la parte superior, como para sentarte o dejar prendas mientras te vistes.

CERRAR EL VESTIDOR CON PUERTAS ACRISTALADAS

A veces hay que recurrir a las puertas trasparentes o traslúcidas por diferentes motivos. Si bien en un vestidor abierto, las prendas se airean mejor, el polvo puede llegar a acumularse sobre ellas, más aún sobre los objetos que se usen menos. Otras veces, los vestidores forman parte del cuarto de baño y necesitas proteger las prendas de la humedad.

Una manera fácil y económica de proteger las prendas del polvo y la humedad es usar cortinas en lugar de puertas.

EL DISEÑO DE TU VESTIDOR

Un vestidor está compuesto por barras de colgar, cajones y baldas. Lo ideal es diseñarlo según su utilidad y la finalidad a la que vayan a ir destinadas.

Cuando hay espacio, se pueden añadir cajones para accesorios e incluso una isla central donde guardar ropa interior, joyas y otros objetos que quieras mantener ocultos.

Reserva un espacio para zapatero. El calzado más de diario o estropeado puede ir oculto en cajas o tras puertas. Los zapatos más bonitos quedan bien expuestos en baldas o barras de calzado.

 

HASTA EL ÚLTIMO DETALLE

Cuando el vestidor está dentro del dormitorio, se ve más ordenado si se emplea un elemento separador, ya sea un pequeño muro a media altura o una pared de pladul, un mueble, un biombo… Éste último es muy útil para tener intimidad mientras te vistes.

Si quieres que tu vestidor parezca más amplio y luminoso prueba a colocar en él un espejo de cuerpo entero, que además decorará la estancia y te ayudará a la hora de dejar tus looks perfectos.

Si tienes espacio y buena iluminación, un tocador dentro del vestidor puede darle un toque más chic, además de ser muy útil y cómodo para maquillarte, ponerte los pendientes, revisar tu peinado…

Esperamos haberte ayudado. Si aún tienes duda, en Parkemueble podemos asesorarte para que tu vestidor sea el más adecuado y que más se adapte a tu personalidad, a tus necesidades y a tu bolsillo.

¡Ven a visitarnos y descubre todas nuestras propuestas en vestidores!

ver más